Skip to main content

KOMOBI se ha convertido en una de las referencias en seguridad dentro de la comunidad motera gracias a su servicio de detección de accidentes y asistencia en carretera.

Justo en el mes de su aniversario, donde cumplen 4 años, han llegado a una cifra impresionante para la tranquilidad de la comunidad motera: 1.000 vidas salvadas.

Más de 10.000 accidentes en moto detectados en menos de dos años

La tecnológica española ha realizado en menos de 2 años más de 1.000 llamadas directas al 112 como primer aviso de alerta.

Además, se han detectado más de 10.000 accidentes durante este intervalo entre todos los usuarios de KOMOBI, desde caídas en parado, accidentes leves y hasta siniestros graves. Unos datos que respaldan la labor de la empresa de seguridad motera.


El funcionamiento de KOMOBI en caso de accidente está basado en la hora de oro.

En el momento que uno de sus usuarios tiene una caída, en movimiento o en parado, el algoritmo del dispositivo envía una señal a la Central Receptora de Alarmas de la marca, y a la misma vez envía un aviso a la APP del usuario para que pueda pedir ayuda inmediatamente si la necesitara.

El CRA (propio de KOMOBI) se pone en contacto con el usuario vía llamada telefónica en menos de 1 minuto. Si en los primeros cinco, no recibe una señal de que se encuentra bien, comienza el protocolo de emergencia.

El CRA de KOMOBI se pone en contacto con el 112 automáticamente, y le envía las coordenadas exactas del accidentado para una mejor y rápida asistencia sanitaria. Además, se avisa a través de SMS con toda la información del accidente a los contactos de emergencias para que puedan estar al tanto del estado de su allegado.

KOMOBI salva vidas en carretera

El propósito de KOMOBI es salvar vidas

“En KOMOBI, nuestro propósito es salvar las máximas vidas posibles, ofreciendo una localización exacta a los servicios sanitarios para reducir así el tiempo de respuesta tras haber ocurrido un accidente”, comenta Jesús Carnerero, fundador de la solución tecnológica.

Por eso, todo el desarrollo del servicio de detección de accidentes y el protocolo de emergencias se ha basado en la hora de oro, como comentamos anteriormente.

La hora de oro son los primeros 60 minutos que transcurren después de un siniestro de tráfico con víctimas. Durante ese tiempo, si un lesionado grave es atendido por los servicios de emergencia y trasladado al centro sanitario dentro de ese periodo, su esperanza de supervivencia aumenta drásticamente.

De ahí, que sea tan importante para la comunidad motera que existan soluciones tecnológicas como KOMOBI para disfrutar más tranquilo de esta pasión.

La comunidad motera es el único colectivo que ha visto como aumentan los números de accidentes mortales en carretera.

Por lo que cualquier ayuda a sentirse más protegido y seguro en carretera siempre será bienvenido. Aún más, si vienen de empresas referentes en el sector como KOMOBI.

Dejar un comentario